Objetivos

OBJETIVOS GENERALES

  • La contribución del sector obtentor a la cadena de valor de la industria alimentaria es primordial. Su labor ha permitido que la oferta de productos agroalimentarios haya mejorado tanto en calidad como en versatilidad en los últimos años permitiendo aumentar la oferta a los consumidores.
  • La labor que realiza el sector de la obtención vegetal ha contribuido a la mejora de la seguridad alimentaria, La mejora de las variedades, así como de los procesos contribuye a crear alimentos de mayor calidad, más duraderos y seguros.
  • La tecnología aplicada a la obtención vegetal incrementa la eficiencia, la productividad y mejora los procesos. Gracias a estas tecnologías y a la investigación y la innovación del sector obtentor toda la cadena de valor tiene la oportunidad de mejorar: desde el cultivo hasta la transformación del producto final.

OBJETIVOS AGRUPADOS POR ÁREAS DE INTERÉS

Administración

  • La interlocución, como representante del sector investigador y obtentor de nuevas variedades, ante las administraciones públicas en especial en relación a la política de I+D+i.
  • La representación y coordinación del sector obtentor presente en España ante organismos y asociaciones nacionales e internacionales, particularmente en los aspectos tecnológicos.

Asociados

  • La protección de los derechos de propiedad intelectual e industrial de los obtentores.
  • Constituirse en un foro de análisis, estudio, evaluación y actuación de los obtentores en cuanto a la legislación y regulación relacionada con el sector y las nuevas variedades vegetales.
  • El soporte al sector obtentor en aspectos tecnológicos relativos al tratamiento y el procesado de semillas y plantas. La tecnología permite mejorar toda la cadena de valor, desde el cultivo hasta la transformación del producto final.

Sociedad

  • La colaboración con Centros Públicos de Investigación y Universidades. La inversión en I+D+i es clave para la obtención de nuevas variedades adaptadas a nuestro territorio y el consecuente aporte de valor en toda la cadena alimentaria.
  • La divulgación y defensa del valor de la obtención vegetal y de las nuevas tecnologías en la agricultura. Así como la difusión a la sociedad en general, de la importancia clave de la semilla como origen de la cadena alimentaria. La mejora de las variedades contribuye a crear alimentos de mayor calidad, más duraderos y seguros, así como a aumentar la oferta tanto en calidad y en cantidad, como en estacionalidad.
  • La defensa del agricultor, y de su derecho a poder disponer de semilla certificada adaptada a sus necesidades locales, y a tener garantías de transparencia y trazabilidad en este mercado.
  • La defensa del consumidor y de su derecho a disponer de alimentos variados en cualquier época del año, de calidad y seguros.